Paneles fonoabsorbentes

Sonido y Silencio

La habilidad de concentrarnos en informaciones relevantes,ignorando el ruido inútil, es importante para conseguir nuestras tareas. El sonido y el silencio constituyen dos aspectos de la percepción de los cuales ya tendríamos que tener una experiencia diaria, y sin embargo en nuestra sociedad el ruido nos domina y nos ensordece, tanto que hasta la melodia más preciosa roza el riesgo de convertirse invasiva.

Los paneles fonoabsorbentes son la solución más equilibrada entre diseño y rendimiento para reconquistar la justa dimensión del sonido en cada ambiente.

Características del sonido

La intensidad del sonido se mide en decibelios (dB). La escala logarítmica de los decibelios, expresa el nivel de potencia e intensidad del ruido. Una voz humana en tono normal, tiene una intensidad alrededor de 60 dB, mientras un avión a reacción que vuele a una altura de 30 metros genera un ruido cerca de 140 dB, cerca del límite de intensidad del sonido a partir del cual es dolorosa por el oído humano.

La descripción mas común del sonido diario es fuerte y débil.

Gestión del sonido

El sonido viaja a una velocidad a 330 metros por segundo. Es una velocidad baja, y esto explica porqué en medio de una tormenta, vemos los relámpagos y solo después de un rato – a veces largo – oímos los truenos. Las ondas sonoras, viajan más lentamente de aquellas de la luz. También la temperatura ejerce su efecto sobre la velocidad de propagación del sonido: dicha velocidad, en el aire, aumenta de medio metro por segundo por cada °C de aumento de la temperatura.

Con la temperatura más alta, las ondas sonoras se estrellan por encima disminuyendo la sonoridad al oído humano. Las ondas sonoras son transportadas por los objetos que actúan como medios de transporte, y el material que compone estos objetos favorece o menos la reducción del sonido: corcho, algodón y goma son entre las substancias naturales que favorecen la reducción del sonido.

Reverberación

En acústica arquitectónica, el fenómeno de eco que se debe a la reflexión del sonido sobre las superficies se llama “reverberación, y con el “tiempo de reverberación” se define la duración de la “cola sonora”que los sonidos dejan en el ambiente antes de que se interrumpan. Si el tiempo de reverberación es demasiado largo, o de toda forma inadecuado, el ambiente se llama reverberante o retumbante y los sonidos tienden a fundirse disminuyendo la comprensión del hablada o “atando” excesivamente la música.
Conocer el tiempo de reverberación y todas sus implicaciones significa hacer un análisis cualitativa del sonido y poder evaluar y diseñar ambientes con la que se llama “una buena acústica”.

 

¿Necesita más información?

Nuestros expertos estaran encantados de asesorarle

Contacto Comercial